Pintar un paisaje marino en acuarela paso a paso

¡Hola, Artenauta! Hoy vamos a hablar sobre las fases del trabajo en acuarela y su planificación.

Como hemos repetido muchas veces, el trabajo en acuarela es delicado y requiere en ocasiones de cierta velocidad y certeza, y en otras de paciencia y conocimiento de los tiempos.

Si abordamos nuestra imagen sin planificar detenidamente cada fase y las técnicas que emplearemos en ella, lo más probable es que el resultado no sea el que esperamos, pues cometeremos muchos errores y, como bien sabéis ya, la acuarela no es benévola con las meteduras de pata y no se presta a grandes correcciones.

Por ello, antes de ponernos manos a la obra con los pinceles, es crucial que proyectemos las fases en las que vamos a intervenir y tengamos claro qué técnica usaremos con cada zona o elemento a representar.

Cuando hablamos del paisaje, sabemos que habitualmente encontraremos elementos en la distancia o fondo, en medios planos y en primeros planos. Y no vamos a trabajarlos todos de la misma manera, así como no trabajaríamos de la misma forma un cielo que un edificio, por ejemplo.

Lo que está lejos suele verse en tonos quebrados y claros, de manera difusa y suave. Lo que está cerca se irá oscureciendo, resultando en tonos más vivos y cargados de pigmento y con siluetas más recortadas y nítidas.

Los cielos, la base de los terrenos y de las aguas las trabajaremos con una base de húmedo sobre húmedo y el resto de las capas las trabajaremos sobre seco, una vez toda la humedad del papel haya desaparecido.

Además, trabajaremos por fases y zonas, respetando en todo momento con paciencia los tiempos de secado y siendo por el contrario veloces cuando lo necesitemos en las zonas donde trabajamos fundiendo en húmedo.

La planificación dependerá en gran medida de nuestra manera personal de trabajar y de nuestra experiencia. Pero existen ciertas pautas habitualmente comunes que nos ayudarán a proyectar nuestras fases de trabajo para obtener el resultado que buscamos en cada imagen.

Como la práctica hace al maestro y no hay mejor explicación que un ejemplo, hoy te traemos una acuarela para principiantes trabajada en cuatro grandes fases, con imágenes para que entiendas cómo hemos abordado cada una de ellas.

PASO 1 – ENCAJAMOS EL DIBUJO

En primer lugar, y como siempre que tenemos una imagen con algo de complejidad, trazaremos con un lápiz de dureza media (HB ó 2B) las líneas maestras de nuestra imagen.

No debemos apretar demasiado el lápiz ni aplicar sombreados, ya que una vez comencemos a pintar, no podremos borrar lo que queda debajo y la acuarela, al ser tan transparente, permitirá que se vean todas esas líneas previas que no tapemos con pintura oscura encima.

Cuanto menos se vea el dibujo, mejor.

Si queremos crear algunas reservas para mantener el blanco del papel, será este el momento de aplicar el líquido enmascarador, del que ya os hablamos en esta otra entrada, junto con otros materiales necesarios para la práctica de la acuarela.

Encajando el dibujo para la acuarela

PASO 2 – TRABAJO DE HÚMEDO SOBRE HÚMEDO

Una vez nuestro dibujo esté listo, tensaremos nuestro papel, bien con cinta engomada, como te mostrábamos en esta otra entrada, o con cinta de carrocero, creando un bonito marco blanco alrededor. Otra opción será utilizar un cuaderno engomado por los cuatro costados, que podemos encontrar en las tiendas de material de bellas artes, y se utilizan mucho en acuarela.

Una vez tenso, aplicaremos agua limpia con una paletina suave, un hake de pelo de cabra o un pincel tipo mop, que nos ayudará a extender el agua de manera uniforme para poder trabajar con el papel húmedo.

El grado de humedad del papel óptimo para empezar a trabajar será aquel en el que el papel se vea brillante al inclinarlo pero en el que el agua no se mueva en pequeños charcos.

En ese momento, ya tendremos nuestros tonos de base preparados en la paleta, que tendrán la consistencia de un té ligero o de un café como mucho, pues queremos que sean tonos claros de base, que aporten color a los fondos, pero que mantengan la lejanía y fundan bien entre ellos.

Llegado este punto, tendremos que trabajar con cierta velocidad para abarcar lo necesario sin que el papel llegue a secarse, pues en ese momento los efectos ya no saldrán como esperamos. Por ello, tendremos que tener muy clara la manera de abordar nuestra imagen antes de lanzarnos a pintar.

Si no tenemos mucha práctica o somos más indecisos, entonces lo mejor será trabajar por fases y solo humedecer ciertas zonas, según queramos ir trabajándolas: el cielo el agua, el muelle…

PASO 3 – TRABAJO DE HÚMEDO SOBRE SECO

En esta fase, una vez nuestra base de húmedo sobre húmedo esté bien seca (y no antes), trabajaremos los elementos cercanos y los lejanos que necesiten una pincelada recortada.

Aquí tendremos que cargar más la pintura para hacerla más opaca y ser muy cuidadosos con los bordes de las pinceladas. Podremos utilizar degradados, frottage, etc.

Cuando la pintura está húmeda, se ve mucho más oscura de lo que quedará después al secar, cuando aclarará. Así que debemos de tener esto en cuenta y no tener miedo a opacar, siempre sin pasarnos y perder las cualidades de transparencia que hacen a la acuarela única.

PASO 4 – DETALLES Y LIMPIEZA DE RESERVAS

Una vez haya secado todo bien y haya aclarado, podremos ver mejor dónde necesitaremos potenciar alguna oscuridad y si necesitamos alguna pequeña corrección o recuperar alguna luz perdida con un poco de blanco de china.

Será el momento de pintar los detalles finos y de retirar las reservas que hubiéramos establecido al principio para sacar esos blancos del papel.

La acuarela es un tipo de pintura que, al estar basada en el agua, es muy impredecible. Por eso, si queremos obtener buenos resultados con ella, es imprescindible conocer algunas claves sobre su uso antes de abordarla.

Por el mismo motivo, es un tipo de pintura muy divertido de practicar y nos ayuda a aprender a concentrarnos y olvidarnos del mundo a nuestro alrededor.

En los talleres especializados de acuarela de ArteEscuela te enseñamos todo lo que necesitas saber para poder empezar de cero y acabar pintando con acuarela como un profesional. Aprenderás a utilizar todas las técnicas de acuarela y materiales básicos.

¡Anímate a formar parte de nuestra comunidad de Artenautas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados:

Ver más de esta categoría

Otras categorías

Otros artículos

Artículos relacionados

¡Únete a nuestra comunidad artenauta!

Apúntate a nuestra lista para recibir más artículos como estos

Curso recomendado

Aprende a desarrollar técnicas avanzadas de pintura y dibujo de forma online