Cómo pintar un retrato al óleo

¡Hola, Artenauta! Hoy vamos a hablar sobre el retrato, que como imaginarás es una de las temáticas más complejas de trabajar en pintura. Pero no te preocupes que aprenderás cómo pintar un retrato al óleo en 5 pasos.

¿Cómo pintar un retrato al óleo en 5 pasos?

Como seres humanos, nuestros cerebros están preparados para percibir la más mínima diferencia entre un rostro y otro. Por eso, en cuanto en nuestra obra se alteran ligeramente los rasgos del retratado, somos capaces de notarlo enseguida.

El retrato realista (llamado fisiológico) deja entonces poco espacio para la interpretación en cuanto a las formas. Sin embargo, ofrece gran libertad para la exploración del color o el estilo en la pincelada.

Conseguir el parecido en retrato no es, por tanto, tema sencillo. Pero con algunos conocimientos sobre ciertos puntos clave, un buen método y mucho análisis y observación, podemos llegar a conseguir ese reto que todo artista se plantea.

Vamos a enseñarte el proceso de cómo pintar un retrato al óleo en 5 pasos. Eso sí, tienes que tener muy presente en todo momento que se trata de una tarea que hay que abordar con mucha paciencia y mimo, sin prisas, y estar dispuesto a corregir y modificar constantemente: el parecido, como verás, va y viene a lo largo de todo el proceso. ¡Vamos allá!

Paso 1 – Medición y encaje de las facciones

hacer un retrato paso a paso

Podríamos decir que, en retrato, este es el paso más importante y crucial. Tenemos que ser muy precisos con el encaje de la línea, y no parar de medir y comprobar en todo momento.

Todo lo que posicionemos incorrectamente será un error que iremos arrastrando durante todo el proceso. Por eso hay que dedicar todo el tiempo necesario para realizar un encaje certero y bien estructurado.

Como veremos más adelante, el parecido empezará a percibirse peor en cuanto apliquemos las primeras manchas, así que tener una buena guía de partida para posicionar los elementos faciales será fundamental, pues una desviación de milímetros ya comenzará a producir distorsión en las facciones.

Consejo: utiliza al menos ejes para los ojos, nariz y boca y respeta su inclinación paralela en todo momento.

Paso 2 – Primeras manchas generales

retrato paso a paso

En el momento de aplicar las primeras manchas generales, trataremos de no cubrir completamente el dibujo. Esto nos ayudará a no perder la referencia mientras establecemos una buena base general de color que nos ayudará a percibir mejor si vamos por buen camino en las siguientes fases del trabajo.

Paso 3 – Orden general de la iluminación

bases del retrato

A partir de aquí, iremos trabajando con pinceles un poco más pequeños y estableciendo las zonas donde tenemos luces y sombras de manera esquemática. Podemos ir trabajando de forma aún un poco superficial las zonas de importancia, que se encuentran en los ojos, nariz y boca.

Si nos pusiéramos a detallar mucho estas zonas en esta fase, probablemente estaríamos trabajando en vano: a estas alturas del trabajo es muy común que se nos hayan desviado medidas y existan pequeños errores que, acumulados, nos van alejando del parecido.

Paso 4 – Matices de volumen, forma, luz y color

hacer un retrato con oleo

Será en esta fase donde empezaremos a poder valorar de forma más clara si nuestro retrato está logrando asemejarse al retratado. En este punto es más fácil corregir distancias, tamaños e inclinaciones de los elementos faciales.

Podremos ir introduciendo matices sobre la iluminación y el color, con pinceladas cada vez más pequeñas y certeras. Eso sí, sigue siendo muy importante trabajar todas las zonas paralelamente y no ponernos a detallar sólo pequeñas partes antes de continuar con el resto.

Paso 5 – Trabajo de definición y detallado

retrato al oleo

La fase final es muy delicada, pues cualquier pequeña pincelada fuera de lugar hará que perdamos el parecido fácilmente. Sin embargo, no debemos de tener miedo a seguir trabajando. Si notamos que aún queda margen para la definición o hay que corregir algo, debe de hacerse. Es muy común que temamos estropear el trabajo, pero tenemos que pensar que, si no llegamos hasta el final, nos estaremos quedando con un trabajo a medias. Si tenemos que volver atrás, se hace. ¡No importa cuántas veces! Precisamente, el óleo nos permite casi infinito margen de corrección.

Como verás, el proceso del retrato es gradual y complejo, y además requiere ciertos conocimientos avanzados en pintura para lograr resultados llamativos en cuanto al parecido. Lo ideal es aprender a representar la anatomía facial humana primero, para después poder concentrarnos en el dominio de las sutilezas que exige esta disciplina.

Sin embargo, con una formación adecuada, bien estructurada, partiendo de una base sólida, una temática así de compleja puede convertirse en algo mucho más sencillo y gratificante de lo que esperas.

En Arteescuela dedicamos un módulo entero de nuestro Curso de Pintura y Dibujo al retrato, y además trabajamos a fondo métodos para conseguir dominar el parecido en los talleres de retrato realista.

¡Anímate a formar parte de nuestra comunidad de Artenautas!

2 comentarios en “Cómo pintar un retrato al óleo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados:

Ver más de esta categoría

Otras categorías

Otros artículos

Artículos relacionados

¡Únete a nuestra comunidad artenauta!

Apúntate a nuestra lista para recibir más artículos como estos

Curso recomendado

Aprende a desarrollar técnicas avanzadas de pintura y dibujo de forma online