¿Sabes cuál fue el primer museo de la historia?

¡Hola, artenautas! Vamos a comenzar este artículo con pregunta filosófica: “¿Qué fue primero? ¿El huevo o la gallina?”. En esta ocasión, queríamos hablaros acerca del primer museo de la historia y, como pronto verás, la respuesta a esta pregunta; al igual que la pregunta inicial, no es fácil de contestar.

La verdad es que se puede considerar como el primer museo de la historia a cinco museos diferentes. Así que definir cuál es el primero lo dejamos en tus manos y en la concepción que poseas de lo que es un museo…. ¡Expliquemos mejor todo esto para salir de dudas!

Antes que nada, revisemos el concepto “museo”

Como te decíamos, lo que puede considerarse como “museo” depende del concepto que tenga cada uno, ya que la definición de la palabra museo ha sufrido diversos cambios a lo largo del tiempo. 

Su procedencia etimológica, al igual que muchas otras palabras cotidianas, proviene del griego. El término «Mouseion» fue empleado por primera vez para definir una institución fundada por Ptolomeo en Alejandría. Esta institución era lo que definiríamos hoy como un museo de ciencias. 

Sin embargo, entendemos un museo de arte como una institución o edificio dedicado a la conservación, exposición, estudio y adquisición de ciertos objetos importantes a nivel cultural para el desarrollo de los conocimientos de la humanidad, por lo que vamos a tener que acudir a otras fuentes para encontrar el primer museo cultural de la historia.

A continuación, vamos a ver un pequeño top que hemos elaborado con algunos de los principales establecimientos que marcaron ciertos hitos como museo. Algunos puedes visitarlos hoy mismo y otros son tan antiguos que se encuentran completamente en ruinas. ¡Vamos a verlos!

1) Museo Ashmolean

Hay quienes sostienen que el primer museo de la historia fue el Ashmolean Museo de Arte y Arqueología. Lo cierto, es que de los 5 museos que te mostraremos en este artículo, este es el único que se mantiene en pie hoy en día. 

Este museo nace en 1683 gracias a Elias Ashmole, quien donó su  colección de arte a la Universidad de Oxford, y desde entonces ha tenido una evolución sorprendente. Al entrar se puede ver desde una colección dedicada al Antiguo Egipto hasta admirar obras de arte contemporáneo. La misión de este museo es contar la historia humana a través de diferentes culturas y el paso del tiempo.

A pesar de ser considerado el primer museo de la historia, sigue siendo muy relevante y moderno, por lo que se pueden incluso hacer visitas virtuales, como la del Joven Rembrandt, compuesta de 5 partes que cuentan la historia y obras más importantes de este reconocido artista.

Y si esto no te parece tan innovador, resulta que han convertido algunos de sus tesoros artísticos en arte en miniatura que puedes importar en el famoso videojuego Animal Crossing

Fachada del Museo Ashmolean

Fachada del Museo Ashmolean | Imagen via Wikimedia Commons por Lewis Clarke . [CC BY-SA 2.0]

2) El palacio del rey Nabucodonosor

Este puesto en la lista y el siguiente entraría en lo que podríamos considerar como botines de guerra, pero vale la pena que los comentemos ya que cada uno de ellos innovó de alguna forma en lo que se refiere a la exposición de objetos.

Lamentablemente, solo quedan las ruinas de este gran palacio que acogió una importante colección de preciados objetos de su tiempo. Sin embargo, puedes ver  algunas de sus  magníficas piezas alrededor del mundo. Por ejemplo, puedes encontrar la reproducción de la puerta principal de acceso al palacio, conocida como La puerta de Ishtar, en el Museo de Pérgamo en Berlín.

En los años 605-562 a.C., las nuevas dinastías de Babilonia, lograron restaurar la belleza y resplandor original tras lograr desligarse de las invasiones y la conquista del imperio Asirio. Es en ese momento en el que se empiezan a reunir objetos que les llamaban la atención a los reyes, aunque sin ningún orden en concreto. La colección de Nabucodonosor recibió el nombre de «Gabinete de Maravillas de la Humanidad».

Ruinas del Palacio de Nabucodonosor

Ruinas del Palacio de Nabucodonosor | Imagen via Wikimedia Commons por Osama Shukir Muhammed Amin FRCP(Glasg). [CC BY-SA 4.0].

3) La colección privada de la princesa Ennigaldi – Nanna

Esta colección toma especial relevancia a la hora de indagar acerca de cuál podría ser el primer museo de la historia, ya que se diferencia del resto de colecciones privadas debido a que la princesa babilónica Ennigaldi fue la primera en colocar el nombre o la información de las piezas en placas, algo muy similar a los que estamos acostumbrados a ver hoy en día en nuestros museos. Esta placas consistían en tambores cilíndricos de arcilla con etiquetas en tres idiomas diferentes, lo cual supone todo un avance para la remota época histórica de la que hablamos.

Los historiadores estiman que este museo se remonta al año 530 a.C. Fue descubierto en una excavación llevada a cabo por Sir Charles Leonard Woolley en el Templo de Ur y actualmente se encuentra también completamente en ruinas.

Inscripción que se cree hallada en las ruinas del Palacio Museo de Ennaldi - Nanna

Inscripción que se cree hallada en las ruinas del Palacio Museo de Ennaldi – Nanna | Imagen via Wikimedia Commons por Jack Hynes [CC BY-SA 3.0]

4) Museo Gioviano

En el año 1512 el historiador y biógrafo Paolo Giovio tuvo la visión de coleccionar diversos retratos de importantes personalidades para compartirlas con el resto del mundo. 

Giovio soñó desde un primer momento con crear una sinopsis universal de los hombres que crearon la Historia. Por esta visión de compartir su colección con el mundo y que el resto de la humanidad aprendiera gracias a ella, consideramos esta galería como un importante predecesor de los museos actuales; por lo que incluso puede que tú lo concibas como el primer museo de la historia. 

La colección llegó a estar compuesta de 484 retratos y se dividió en 4 categorías: escritores vivos, escritores fallecidos, grandes artistas y dignatarios. Como toque especial, Giovio añadió una breve biografía de los personajes representados en cada uno de los 484 retratos que formaban parte de su colección. 

Desafortunadamente, la villa en la que se encontraba esta colección fue desmantelada tras la muerte de Paolo Giovio al sufrir numerosos daños a causa de inundaciones, por lo que todos los retratos se dispersaron y algunos incluso se perdieron.

Retrato de Paolo Giovio

Retrato de Paolo Giovio | Imagen via Wikimedia Commons. [Dominio público].

5) Roma: museo al aire libre

En Roma ocurre algo peculiar al tratar este asunto del comienzo de los museos. Y es que la noción de «museo» no tendría por qué reducirse a un único edificio, sino que toda una ciudad podría ser considerada como un museo al aire libre. 

En el año 63 a.C. el emperador Octavio Augusto ordena nuevas leyes para la protección del patrimonio y comienza a reagrupar colecciones privadas para el disfrute público. Lo logra realizando lo que hoy conocemos como exposiciones temporales, moviendo las colecciones privadas de un sitio a otro.

Las colecciones artísticas empezaban a ser consideradas como una inversión, podían aumentar el prestigio político, lo cual influía muchísimo en el mercado del arte. La particularidad de este museo romano al aire libre era que también podían encontrarse  mercados de arte, falsificaciones y restauraciones, todo en un mismo lugar.

Esta ciudad alberga también lo que conocemos hoy como los Museos Capitolinos, los cuales vendrían a ser el principal museo cívico municipal de Roma. 

Los Museos Capitolinos pueden visitarse en la actualidad, aunque, como es lógico, no poseen toda la estructura y piezas originales con las que contaba en sus inicios. Sin embargo, albergan la colección de arte pública más antigua del mundo, la cual se distribuye entre el Palacio de los Conservadores y el Palacio Nuevo.

Los Museos Capitolinos iniciaron su andadura en el año 1471 gracias a la donación del Papa Sixto IV, pero no fue hasta el año 1734 que fueron abiertos al público en general.

Panorama de la bonita ciudad de Roma

Panorama de la bonita ciudad de Roma | Imagen via Wikimedia Commons por Bert Kaufmann (Roermond, Holanda). [CC BY-SA 2.0].

¿Y tú? ¿Cuál consideras que fue el primer museo de la historia?

Y ahora te lanzamos a ti la respuesta a pregunta con la que iniciamos este artículo… Tras las fechas, datos y definiciones que te hemos contado, ¿cuál crees tú que puede ser el primer museo de la historia? Háznoslo saber en los comentarios y cuéntanos también cuál de ellos visitarías si tuvieses la ocasión. Nosotros lo tenemos muy claro: ¡iríamos a todos!

Hasta la semana que viene en nuestro próximo artículo del Blog del artenauta

2 comentarios en “¿Sabes cuál fue el primer museo de la historia?”

  1. EUSEBIO ICHACCAYA RIVEROS

    Buen día , ante debo agradecer por las informaciones muy importantes para los profesionales de los museos, en le Perú, el ministerio no promueve informaciones importantes.
    mil gracias por su valiosa información favor le solicito a que nos consideres para algún curso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados:

Ver más de esta categoría

Otras categorías

Otros artículos

Artículos relacionados

¡Únete a nuestra comunidad artenauta!

Apúntate a nuestra lista para recibir más artículos como estos

Curso recomendado

Aprende a desarrollar técnicas avanzadas de pintura y dibujo de forma online

Otras categorías